Últimos temas
» Proyecto Gen [Élite]
Mar Oct 06, 2015 7:47 pm por Invitado

» Noragami Roler. Retiro de botón —Élite
Dom Abr 26, 2015 7:36 pm por Invitado

» Psycho Pass RPG [Afiliación Élite]
Dom Ene 18, 2015 5:02 pm por Invitado

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Jue Dic 18, 2014 12:44 am por Invitado

» Sweet School Life Elite ( remodelación)
Miér Dic 17, 2014 10:31 pm por Invitado

» Jugando con Dioses {Retirada de Botón}
Jue Dic 11, 2014 3:12 pm por Invitado

» Etude of Memory [Afiliación Élite]
Jue Nov 27, 2014 4:39 am por Invitado

» It's Insel der Lust « ÉLITE » (Amo x Esclavo)
Lun Nov 10, 2014 2:47 am por Invitado

» " INB" - Reapertura [Solicitud Afiliación Normal]
Dom Nov 09, 2014 3:47 pm por Invitado







click



hola!
Bienvenida a Forbidden Rol ♥, Invitado, contamos con 1661 mensajes y 1 usuarias desde tu ultima visita . Esperamos disfrutes de tu tiempo en este pequeño rincón.

¡DIVIERTETE EN EL FORO!
Links
Otoño
"El otoño es una de las cuatro estaciones del año y una de las dos de la zona intertropical. Astronómicamente, comienza con el equinoccio de otoño, 23 de septiembre, y termina con el solsticio de invierno, alrededor del 21 de diciembre. Las temperaturas son frescas durante las noches y templadas durante el día. Se aconseja llevar chaqueta fina por si acaso"


Ambientación
Nos encontramos en el siglo XXII (2.161), el resto del mundo se encuentra gravemente contaminado por los gases tóxicos que inundan la atmósfera, y ya es imposible vivir en entornos muy cerrados o en los cuales hubo una gran concentración de habitantes, tales cómo capitales o ciudades grandes. Básicamente, se ha vuelto una decisión muy poco acertada salir al 'Mundo Exterior'. Lee mas.


Básico!
♥ La primera norma y la más importante de todas es el RESPETO.

♥ Los avatares deberán tener una medida máxima de 200x450 y las firmas 500x300.

♥ Queda completamente prohibido hacer cualquier tipo de propaganda de algún otro foro. Eso va en su sección correspondiente.

♥ Sin la ficha aceptada NO se puede rolear ni registrar tu personaje.

Nera
WedMaster :MP - Perfil








Kasen
Admin: MP - Perfil






Monokii
Mod: MP - Perfil






Kyary
Mod: MP - Perfil

AfiliadosCréditos
Agradecimientos a Shine, dos de sus tablillas han formado parte de la skin (sub-foros y awards) correspondientes a CALEIGH y a OLIVER QUEEN.El diseño del foro ha sido creado por el staff gracias a los tutoriales encontrados en Our Source Code. Las Tablillas han sido diseñadas Sayaka (y que nos ha ayudado con todo el foro, antigua WM del original FR) y Ela Mcdowell (te amamos). Las imágenes aquí expuestas se han encontrado por los medios como son Zerochan y DeviantArt.



Esperando en el Metro

Ir abajo

Esperando en el Metro

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 21, 2014 1:13 pm

Seis de la mañana. Un sol fuerte y reluciente en medio del mar. Una gran lancha surcando por sobre las olas, al “timón” se ubicaba a una mujer morena notoriamente una marinera por naturaleza mientras en uno de los costados se ubicaba, abrazada por otra marinera, una chica albina completamente diferente a aquellas otras y que seria inconcebible considerar que fueran de la misma familia, aunque así era. La albina era abrazada protectoramente por la  castaña que se ubicaba en la proa con ella. A lo lejos se podía ver una isla con una gran ciudad sobre ella. Sin duda era Neo Femme, la primera ciudad reconstruida después de la revolución tras la gran guerra. La albina miraba fijamente aquella ciudad. Sobre las aguas del mar en las cuales el sol se reflejaba se podía ver como la lancha saltaba sobre las olas mientras la albina con su típica mirada inocente miraba a la ciudad con una gran cantidad de pensamientos en su cabeza, tantos que no sería fácil contarlos todos, algunos imágenes, otras frases. Podía ver como por debajo del agua algunos peces se quitaban del camino, sin duda a pesar de la salinidad del agua estas aun eran tan cristalinas como se podía, sin duda una maravilla de la naturaleza.

Tomó unos minutos que la humilde lancha arribara a puerto, allí las dos de piel oscura abrazaron y besaron la frente de la albina despidiéndose y diciendo cosas típicas como “Cuídate”, “No hables con extraños” o “Ten mucho cuidado con las bebidas o lo que te ofrezcan”. En fin, las típicas cosas que una madre le diría a su hija antes de dejarla abrir sus alas a la vida. En ese momento la albina las abrazo a ambas. No iba a dejar que se notara que estaba algo triste por abandonarlas pero no podía negar que esas dos mujeres hicieron todo por ella y tal vez un poco más.

Ella tal vez había sido criada casi en la realeza pero eso no le quitaba su sentido común. Una de las cosas que había aprendido de su verdadera madre era que “Nadie tiene el deber de cuidarte”. Y por eso apreciaba tanto a las dos pescadoras, no tenían el deber de recogerla del puerto en el Reino Unido y mucho menos el de darle casa y comida, mucho menos la culminación de su educación, a lo mucho como ciudadanas debieron llevarla al hospital o a la policía y luego dejarla a su suerte.

Lagrimas corrieron por las mejillas de las dos mujeres mientras la chica de ojos ambarinos se aferraba a sus cuerpos con los ojos  cerrados. No iba a llorar por la despedida, además de que cuando se graduara volvería a verlas ya como una gran soldada, o tal vez una general, sola el tiempo podía decir si lo conseguiría. Los minutos pasaron y el tiempo de irse llego, las dos mujeres le dieron a la albina su maletín que no era más que un bolso de gimnasio con elementos básicos en su interior. La segunda de ellas arregló la chaqueta del uniforme de la albina, sacudió un poco la falda con algunos leves golpes y peino un poco su cabellos hasta que Kasen la detuvo —Voy a estar bien… Ya deberían irse o se les va a hacer tarde…— Dijo despidiéndolas lentamente con la mano. Las dos mujeres subieron en la lancha y también la despidieron con la mano. Cuando se alejaron lo suficiente la albina se  dio media vuelta y se encaminó por la ciudad.

Miraba a su alrededor mientras caminaba, mujeres de todos los colores, edades y tamaños, algunas pets, otras humanas como ella, todo estaba muy concurrido permitiéndole apenas espacio para caminar, algunas la miraban feo ante lo cual esta no respondía nada y solo continuaba caminando “Solo sé que tengo que llegar a la academia Nyxe” Pensó para sí misma mientras miraba los nombres de todas las avenidas para memorizarlos y hacerse una idea de en que parte de la ciudad estaba.

Entonces el milagro fue realizado, tras una gran multitud de gente había unas escaleras que iban cuesta abajo, sin duda era para entrar a una estación de metro subterráneo, esto hizo que la chica asintiera levemente con la cabeza con aceptación “Allí” pensó mientras se abría paso por la maraña de gente se que interponía en su camino, podía sentir incluso algunas manos tratando de colarse por su bolso para equipaje los cuales retiraba con unos rápidos golpes en estas mientras pasaba olímpicamente de quienes fuese que fueran.

Finalmente había alcanzado las escaleras de la estación pero para su sorpresa estaba casi desierto, solo algunas personas sentadas en las bancas y uno de los vagones del subterráneo totalmente vacío. La estudiante camino un poco por el lugar buscando a una razón para una maravilla como esa. Ella bien sabía que los metros eran los sitios más abarrotados de gente en una ciudad concurrida como esa, en especial a esas horas de 9:15 am.

No muy lejos del vagón había una nota de papel pegada a la pared con cinta adhesiva lo cual explicaba el porqué de la ausencia de gente en ese lugar, decía “Atención Pasajeras. A la hora 9:05 am hubo incidente eléctrico por lo cual la estación estará fuera de servicio por un estimado de 20 minutos. Disculpas por las molestias”.

En ese momento Kasen suspiró, no sabía si de alivio o de molestia puesto que no tenía prisa alguna en llegar a la academia por lo que al no estar prohibido se dirigió hacia el metro sentándose en uno de los espacios de este dejando su equipaje a un lado y cerrando los ojos por algunos segundos soltando un pesado suspiro de cansancio. Había sido un largo viaje desde el reino unido así tuvieron que salir antes de que el sol mostrara sus poderosos rayos por sobre esa parte de la tierra sin contar de levantarse una hora antes de salir para desayunar y bañarse, todo eso había provocado que las energías de la albina se agotaran y el día recién comenzaba.

Simplemente permaneció sentada en su asiento recostada  con la parte de atrás de este y el bode de esta a su derecha, donde se ubicaba su codo para sostener su cabeza con su mano, aparentando estar dormida pero solo descansaba sus ojos, aun atenta a lo que pasaba a su alrededor.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando en el Metro

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 21, 2014 3:41 pm

Un profundo bostezo de cansancio salio de mi boca, estaba agotada por no haber podido dormido en toda la noche a causa del brusco meneo de las olas al chocar contra el amplio barco de carga que me trasportaba. No había tenido mejor opción para llegar a la isla, que dejarme trasportar por aquel par de personas que como a mi traían a un par de mascotas mas, comida y otros suministros.

-¿Falta mucho?-Conseguí escuchar. Aquella pregunta procedía de mi barriga en donde descansaba una pequeña chica de cabello rosado y dimensiones pequeñas, la que me había acompañado nada mas comenzar el viaje y la que se había encariñado un poco conmigo. Sabia que nada mas llegar tendríamos que separarnos aunque aun no me atrevía a comentárselo así que simplemente la soportaba y trataba como aquel pequeño ratoncito que era.

-Tranquila...¡Creo que al amanecer ya estaremos en la isla!-Exclame sin fijarme en ella mientras le tapaba con mi mano los ojos para que se durmiera. No estaba muy segura que así fuera pero por sorprendente que me pareciera podía percibir el sonido de las gaviotas y algún insecto que se atrevía a adentrarse dentro del barco; indicándome la existencia de tierra.

Como esperaba aguante todo el viaje despierta cuidando de la pequeña niña que dormía sobre mi. Cuando el barco atraco, agarre mi maleta y cogí en brazos a la niña para llevarla a tierra y soltarla en algún lugar seguro donde también hubiera niños y no destacara mucho.
Hasta pronto, pequeña-Pensé despidiéndome con una sonrisa y marchándome hacia el interior de la isla. Sabia que si hubiera estado despierta se hubiera enganchado a mi pierna y no me hubiera soltado nunca pero por suerte como se mantenía durmiendo no había tenido ningún problema con ella.

No tarde mucho en mezclarme con el resto de personas que se encontraban allí, la mayoría hablaba un extraño idioma nativo que me costaba un poco entender pero no era imposible para mi. Mientras preguntaba hacia donde estaba la academia pude comprar algún par de manzanas y me dirigí hacia las escaleras del metro en donde por suerte no destacaba por su bullicio de gente.

¡Por fin!-Suspire tirándome al suelo y apoyándome contra la pared para cerrar los ojos y dormirme. Aunque estuviera dormida mi olfato y oído seguían alerta por si se acercaba el tren o alguien se molestaba en acercarse a mi. Me tire allí mas de 10 hasta que unos pequeños pasos me alertaron abriendo mis ojos y fijándome en la persona que se sentaba en el banco.

¿Otra niña?-Pensé fijándome detalladamente en ella, tenia un olor extraño pero su piel como claro cabello te invitaban a acariciarla. No pude soportarlo mas y levantándome para alargar mi dedo hasta su mejilla murmure:

¡Pareces una muñeca!- Sonreí plasmando mi dedo en su mejilla.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando en el Metro

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 21, 2014 9:07 pm

Al parecer la albina no podría descansar tranquilamente, a los pocos segundos de haber entrado en “receso” dentro de la cabina del metro como había hecho anteriormente pudo escuchar unos pasos dentro de la cabina “Pensé que estaba sola… Tal vez alguien que estaba en el suelo para no haberlo visto… ¿O mi memoria comienza a fallar?”. En ese momento poco le importaba a la que permanecía aparentemente dormida  la presencia de otra persona en el vagón, a final de cuentas era algo público y todos podían estar allí si así lo deseaban, solo esperaba que no la molestaran mientras trataba de descansar, después de todo no quería tener problemas justo cuando llegaba a la ciudad.

Desgraciadamente eso no fue remotamente a lo que esta esperaba, instantáneamente sintió algo picándole la mejilla de manera algo fuerte, no haciéndole daño pero lo suficiente como para dejar una marca por algunos segundos pero sea como fuere a ella no le hacía mucha gracia el hecho de ser picada por alguien, seguidamente a eso escucho el comentario de la contraria, ya entendía mejor lo que pasaba, a lo mejor no pretendía hacer nada malo así que antes de reaccionar se detuvo a pensar un segundo “Bueno… No parece sonar peligrosa… Pero mejor cuidarse como me dijeron” pensó incluso antes de cometer cualquier movimiento o incluso interrumpir su calmada respiración.

En ese momento su mano cometió un movimiento rápido atrapando hábilmente la de la contraria por la muñeca mientras aplicaba algo de presión con el objetivo de que la contraria no se liberara mientras su cara permanecía exactamente igual que cuando se hallaba justo enfrente del mundo de los sueños vacilando en dar una clavada en este cual nadador enfrente de un trampolín. Pasaron tres segundos justo antes de que la chica de cabellera blanca abriera uno de sus ojos lentamente con su pupila mirando hacia adelante y en ese segundo esta diera un subido vuelco a donde se hallaba la contraria, justo después abrió su otro ojo y movió lentamente la cabeza en dirección a donde esta estaba.

—Con que una muñeca… ¿Verdad?— Dijo como si fuera cualquier cosa, no sonaba ni dominante ni pasiva, como si fuera una conversación más en su vida mas esta vez se fijaba detalladamente en las facciones de la contraria cabello castaño algo despeinado, probablemente se habría acostado en alguna parte recientemente o meramente no se hallaba peinada desde la hora en que habría despertado, siendo la segunda la cual la que atendía más a su sentido común mas la primera parecía más probable cuando observo las dos pinzas que sujetaban su flequillo. Después se fijó en su tez, atlética pero delgada a la vez, no se veía muy esbelta y pese a que era un poco mas morena que la de ojos ambarinos aun se podría decir que era una persona pálida, tenía un uniforme igual que la albina pero este tenía un diseño diferente, lo cierto es que en la carta de aceptación nunca se le había dicho como debía ir vestida así que asumió que no importaba poniéndose el antiguo uniforme de una de las pescadoras.

— ¿Cómo te llamas?— dijo una vez más, esta vez curiosa, de la misma manera que antes mirándola con esa mirada angelical que la caracterizaba mientras no mostraba ni la más mínima intención e soltar la muñeca de la contraria. La maleta de la albina seguía donde estaba así que esta asumió que si su objetivo era robarle o bien no lo había conseguido o simplemente buscaba algo muy especifico “Mi collar” pensó para sí misma, lo cierto era que simplemente se le vino a la mente puesto que dudaba que alguien viniera tras él.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando en el Metro

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 21, 2014 10:00 pm

Su mano agarro con fuerza mi muñeca sin darme la opción de repeler su movimiento o pensar como combatirlo me quede allí quieta mirándola a la cara con una sonrisa nerviosa. Me esperaba que se despertara y que tal vez se molestara o me dijera algo pero no que se quedara allí quieta apretando con fuerza mi brazo sin decirme nada.

¿Que le pasa?-Pensé aun sonriendo con nerviosismo algo atemorizada al no poder librarme de la mano de aquella chica que parecía tan débil y de sus ojos de color ámbar que se abrieron con lentitud. Su mirada era profunda demasiado profunda capaz de robarte el alma y que te hipnotizaba de una manera peligrosa.

Con que una muñeca… ¿Verdad?— Sus palabras hicieron que volvieran a mi, recordándome lo que le había dicho antes y me hicieran recobrar mi espíritu juguetón de felino para soltar una leve carcajada. Mi mano libre se invito ella sola a alargar mi mano hasta su cabeza y darle un par de palmaditas en ella como señal de cariño.

Perdona si te moleste mientras dormías... solamente te vi ahí sentada y... -Se paro un segundo desviando la mirada a un lado y borrando su sonrisa- Pensé que tal vez eras una pequeña muñeca que querida compañía- Volví a sonreí clavando mis ojos en su mirada.

Cuanto a mi nombre. Creo que podrías llamarme Monokii o simplemente Nokii... ¿Y el suyo, señorita?-Pregunte alejando mi mano de su cabeza con un hábil gesto.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando en el Metro

Mensaje por Invitado el Dom Jun 22, 2014 8:37 pm

Kasen no reaccionó al sentir las palmadas de la contraria sobre su lacio cabello ni sobre la primera respuesta debido a que esta no estaba completa mas alzo una ceja con curiosidad la cual no desapareció cuando esta prosiguió “Sin duda una razón interesante… Aunque no creo que sea verdad, después de todo las personas dormidas no suelen querer compañía” Pensó finalmente soltando la muñeca de la contraria, sinceramente le había hecho algo de gracia la cara que había hecho antes pero no mucho más que eso.

Erectó su postura colocándose firme con las manos sobre sus piernas, sentada como le habían enseñado mientras su cabeza volteada miraba justamente a la castaña que la miraba con sus ojos claros los cuales la albina correspondía con su mirada penetrante que siempre había tenido, tuvo en cuenta su nombre y analizó lo que había dicho “Monokii.. Nokii… Nokii notoriamente es un apodo pero Monokii pareciera ser un nombre japonés… Pero hay algo en sus rasgos que me parece que no es de allí… Como si fuera de algún país de Europa… Pero no puedo estar segura de esto… Debería preguntarle después” volvió a pensar, sinceramente no se le ocurría que decir más que presentarse y debido a que esta ya le había dado su nombre lo correcto era hacer lo mismo.

—Mi nombre es Kasen Blaw…  No tengo ningún apodo pero gusto en conocerte, Monokii— dijo con su dulce voz mirando a los ojos a la contraria casi perdidamente, enfrente de ellas había una especie de aire acondicionado integrado en el vagón, el cual no es de mucha ayuda cuando está lleno de gente más en esa ocasión enfriaba bastante el ambiente y de paso soltaba una leve ráfaga de viento la cual había conseguido mover levemente el fleco de la peliblanca la cual paso a acomodarlo con desinterés.

— ¿Vas también a la Academia Nyxe?— Era lo único que podía decir, sinceramente no estaba muy segura de cómo llevar las riendas de la conversación, sinceramente no quería preguntarle aun por su procedencia, después de todo era algo que a ella no le debía de interesar, cada quien tenía su vida.

La muchacha cerró sus ojos por un par de lentos segundos y luego bostezó cubriéndose la boca con la palma de su mano izquierda, parecía que estuviera perfectamente calmada aun con una completa extraña a su lado y que posiblemente seria más fuerte que ella, sin duda si la contraria estuviera armada Kasen no tendría oportunidad, a final de cuenta su fuerte no era pelear y pese a que podía defenderse no era nada especial en eso.

“Supongo que no importa, al final de cuentas si va a hacer algo lo hubiera hecho ya o cuando el metro se encuentre en marcha así que por ahora no es probable que intente hacerme algo” pensó mientras volvía a abrir sus ojos y ver nuevamente a la contraria, sinceramente no tenía mucho para sospechar, podía ser simplemente una persona más en busca de su victoria en una ciudad tan grande o solo una vaga mas.

Al final de cuentas volvió a mirar por un segundo su maleta y se la colocó sobre su regazo para no perderla, lo último que quería era ahora perder el poco dinero que había traído con ella o su ropa, en ese caso si estaría bastante mal, después de todo su beca no cubría la comida que debía de consumir entre otras cosas, sin mencionar que una vez llegara a su parada debería de pagar el pasaje del metro.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando en el Metro

Mensaje por Invitado el Lun Jun 23, 2014 2:35 pm

No tardo mucho después de escuchar mi nombre en soltar mi muñeca lo que me alivio y la recibí de buena manera acariciándola con mi otra mano. La chica siguió reaccionando con un temperamento sereno en el que no hacia mucho mas que mirarme y consumirse en sus pensamiento. Me hacia preguntarme que realmente pasaría por la mente de aquella niña que aunque solo fuera un par de cm mas pequeña que yo para mi era todo una muñeca a la que si rugía o palpaba con mis garras podría romper.

Mi nombre es Kasen Blaw…  No tengo ningún apodo pero gusto en conocerte, Monokii— Al escuchar sus palabras educadas me sonroje un poco al sentir tal trato de ella y acariciándome la nuca; sonreí nerviosa. Su nombre me sonaba raro pero sobre todo su apellido el que parecía propio de algún país anglosajón en donde destacara por idioma nativo el Ingles. Yo no destacaba demasiado por su dominio pero si podía reconocer que no era una chica cualquiera sino que tras aquel apellido se escondía algo.
Me quede un buen rato mirándola pensando aun en aquel tema y disfrutando del aire acondicionado el que me hacia sentirme mas cómoda en aquel trasporte pero que para el contrario molestaba a mi compañera. Me eche un par de pasos mas a la derecha impidiendo que volviera a chocar contra ella el aire que emitía aquel aparato y sonríe asintiendo a su pregunta con la cabeza.

Al parecer si... me mandaron que viniera aquí por algunos asuntos-Murmure sacando de mi bolsillo una pequeña carta que contenía algo de información como un extraño mapa donde explicaba cada una de las instalaciones del lugar. No sabia muy bien que quería hacer conmigo en aquel lugar pero al parecer habían llamado a muchas otras personas con la extrañas habilidad de trasformarse en animales.

¿Aquella chica también podrá convertirse en uno?-Pensé volviendo a esconder la carta en mi bolsillo y mirándola de nuevo con una sonrisa picara analizando que podría esconderse detrás de aquel pequeño cuerpo. Su olor no emitía ningún signo de naturaleza animal así que había optado por verla como una simple humana.

¿Y tu? ¿A que vas a aquel lugar? -Murmure sentándome junto a ella mientras miraba sorprendida su bostezo, aun bostezando parecía una pequeña muñeca. Intente que no se me notara mi risa ante tal gesto apoyando mi cabeza en el respaldo del asiento y mirándola de reojo mientras colocaba su pequeña maleta sobre su regazo igual que la otra chica hacia.

¿Quieres una manzana?-Exclame mordisqueando la mitad de una y ofreciéndole la otra mitad que seguía tan intacta.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando en el Metro

Mensaje por Invitado el Lun Jun 23, 2014 8:54 pm

La muchacha permaneció callada mas a murmuró un leve ­—Gracias…— cuando la contraria se colocó enfrente del aire acondicionado. Si, tal vez había crecido en Islandia pero ya se había acostumbrado a la calurosa vida que las pescadoras llevaban, ahora no era que no tolerara muy bien el frio sino que su cuerpo estaba en una transición de cambios de temperatura en la cual no tenía una temperatura estándar para sentirse también más que una semejante a la temperatura de su cuerpo.

Al sacar la contraria el papel con el mapa la de blancos y lacios cabellos lo ojeo memorizando el mapa general de las instalaciones “Solo es un mapa general, no marca las ubicaciones de las aulas ni de las oficinas diversas", solo marcaba donde estaban los dormitorios, el gimnasio, las pistas, los dormitorios y varias cosas que aun así eran útiles “Supongo que me era de mucha utilidad puesto que no recuerdo haber recibido ese mapa” pensó para sí misma pasando a observar a la contraria a los ojos nuevamente y siguiéndola con la mirada cuando se volvió a sentar a su lado, esta vez ignorando el viento del aire acondicionado la observó sacar dos manzanas de algún lado y ofrecerle una.

La muchacha dudó un momento observando la manzana roja como la sangre que le era ofrecida, parecía estar en perfecto estado y no solo eso, sino que además era bastante grande y jugosa hasta teniendo una forma lo más parecido a lo esférica posible pero no olvidaba que ya estaría desobedeciendo dos de las cosas que le dijeron sus tutoras ese mismo día “Ya estoy hablando con una extraña y no conforme con eso voy a tomar una manzana que podría perfectamente tener algo… Pero no tengo pruebas de eso…  Y ella no parece mala persona” Se cuestionó a si misma cediendo, asintiendo con la cabeza y tomando lentamente la manzana volviendo a decirlo —Gracias… De nuevo—

La albina se quedó mirando la manzana por algunos segundos antes de abrir sus labios y cerrar sus ojos para dar una mordida a la manzana que sostenía con ambas manos para luego separarse con un poco de jugo intentando salir por la comisura de sus labios. Una vez la joven terminó de tragar volvió a ver a la contraria, su expresión no variaba pero de alguna manera en sus ojos se veía que estaba agradecida, pasaron unos segundos más antes de que la albina se animara a abrir su maleta y sacar su carta. Esta estaba impresa en un papel que parecía algo especial, estaba escrito en ingles pero decía lo mismo que el de la contraria a excepción tal vez que el de la propia tal vez tendría la beca a diferencia de la otra.

Seguidamente guardo de nuevo el papel hablando distraídamente con la contraria —Disculpa si te parezco indiscreta…— finalmente guardó la carta de nuevo en el bolso —Pero no he podido evitar notar que tu nombre parece ser de origen asiático, Japonés si no me equivoco pero sus facciones a mi parecer parecen ser europeas…  Me provoca curiosidad— terminó de decir la peliblanca volviendo a observarla de arriba hacia abajo con sus ojos de color ámbar antes de darle una nueva mordida a la manzana que ahora sostenía con una mano, esta estaba bastante jugosa.

Pensar en el nombre de la contraria hizo que comenzara a pensar en el propio, ella era una curiosa mezcla entre un Islandés y una Inglesa pero a pesar de que su sangre se dividía en dos al haber sido criada casi toda su vida en aquella isla alejada del mundo no podía evitar pensar que era Islandesa por naturaleza.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando en el Metro

Mensaje por Invitado el Jue Jun 26, 2014 3:10 pm

Me mantuve mirándola mientras se decidía si tomar mi manzana o no, sus ojos estaban clavados en ella deseosos de tomarla aunque sabia que su mente le hacia debatirse si confiar en mi o no. En aquella extraña ciudad era lo mas habitual ya que nadie te ofrecería o daría algo a cambio de otra cosa pero por suelte yo aun no pertenecía a aquella ciudad ni deseaba pertenecer por lo que solo se la entregaba como un leve gesto de amabilidad.

Espero que te guste... no son como las recién cogidas de un buen manzano aunque no están tan mal- Comente mordisqueando la mía. Intente no reírme al ver su cara al morder la manzana, tal vez tenia miedo de que supiera horrible o que contuviera algo mas que jugo pero su mordisco no dejaba verse mas que una blanca textura que poco antes era recubierta por la rojiza piel de la manzana.
Cuando volvió a abrir los ojos y mirarme tras su mordisco me quede quieta algo asustada por si sabia lo que pasaba por mi cabeza pero por suelte solo busco dentro de aquel macuto que traía y me enseño su propio sobre repleto de palabras poco atendibles para mi.

¡Así que una estudiante Gamma!-Pensé sonriendo interiormente. Había escuchado que eran algo así como las estudiantes mas desafortunada que debían apoyarse en seres como yo y que tal vez podrían ser usadas por otras personas.

Disculpa si te parezco indiscreta…Pero no he podido evitar notar que tu nombre parece ser de origen asiático, Japonés si no me equivoco pero sus facciones a mi parecer parecen ser europeas…  Me provoca curiosidad— Al escuchar sus palabras me evadí de mis pensamientos donde comenzaban a producir odio como otros sentimientos de rebeldía y me senté en responder a sus palabras las que me resultaban muy extrañas.

Realmente nací en Japón... aunque mi madre es Alemana. A mi madre siempre le gusto aquel país y cuando nací opto por llamarme "Monoki"- Una leve sonrisa se escapo de mi boca fijándome en como me miraba. El tren estaba a punto de llegar a su destino alertando por megafonia el nombre de la parada por lo que levante con un ágil movimiento y me agarre a una pequeña barra que decoraba el interior del vago para colocarme frente a ella y mirarla.

¿Crees que sobrevivirás aquí... pequeña muñeca? -Sonreí sadicamente- Aunque no creo que tampoco sera tan peligroso... pero si necesitas algo ten en cuenta a este rayado tigre-Murmure haciendo una leve reverencia.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando en el Metro

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 28, 2014 9:26 pm

La peliblanca se fijaba en las palabras de la contraria “Nada profundamente inusual… Debido a la conducta de su madre de emigrar puedo imaginarme más o menos en cuales fechas fue capaz de ello… Fue después de la mediana estabilidad tras la revolución… Tal vez antes de que las ciudades fueran restauradas o reconstruidas” pensó fugazmente recordando información que había leído en libros anteriormente pero se detuvo por la sonrisa que la contraria había mostrado, ¿Había hecho algo gracioso?

En ese momento movió su cabeza un poco más a la derecha, no había detectado el movimiento del vagón, no tenía ni idea de cuando había comenzado su movimiento pero sabía que estaba a punto de terminar “Estamos por llegar a la estación ------, lugar de la Academia Nyxe”  había dicho una voz femenina y profunda por megafonía  al tiempo que  Kasen  acercándose a la ventana a sus espaldas podía vislumbrar que tras ya contables kilómetros se encontraba la estación a la que se dirigían, o al menos eso solo en el caso de la chica que miraba interesada la ventanilla.

En ese momento recordó “La ceremonia de apertura”, esas palabras calaron como flechas desde su subconsciente hasta su ser consciente, había dejado dicho acto de presentación en un segundo plano, estaba pensando en ir a un dormitorio y dormir el resto del día pero tenía los minutos contados para dejar su maletín en la recepción y presentarse ante el resto del alumnado y las instructoras “Aunque no creo que vallan todos… Teniendo en cuenta que muchas suelen presentarse justo cuando comienzan las clases y no… Dos o tres días antes, osea, el día actual… Muchas deben estar aun preparándose, viajando, o simplemente prefieren quedarse en sus habitaciones y no complicarse con formalismos”

La albina observaba como al paso de los segundos las calles se quedaban atrás y la estación se acercaba por lo cual tomando su bolso de gimnasia se levanto y se acercó a la puerta de salida que seguramente segundos después se abriría permitiendo su salida más la marea de gente que la haría desaparecer, se dio media vuelta lentamente y mirándola con sus ojos inocentes de siempre habló con voz dulce pero algo seria —Estamos por llegar a la estación… Probablemente nos separemos en este punto. Si quieres que nos volvamos a ver voy a estar en la ceremonia de reapertura de la academia… No va a haber mucha gente, se puede decir que lo “presiento”. — dijo esto último como una manera simple de resumir el hecho de haber hecho un razonamiento mental para llegar a una conclusión — En fin… Estaré por allí en alguna parte, no estoy del todo segura de en donde me toque sentarme… —

Finalmente el metro comenzó a detenerse muy lentamente no sin antes ser avisadas las dos pasajeras por la voz femenina ante lo cual la albina con su mano libre tomó con algo de fuerza la “tubería” que se encontraba a su lado mientras el metro desaceleraba para quedar justamente en la estación con una precisión digna de los grandes matemáticos detrás de la ingeniería de la maquina que estaba montando. La chica entrecerró sus ojos un poco pareciendo por un momento elegante y un segundo antes de que las puertas se abrieran se dio media vuelta y su tranquila voz invadió la cabina por un segundo

—Supongo que te veré luego…—

Un segundo después las puertas se abrieron y la cabellera plateada de la joven se perdió entre los pechos de la multitud de señoritas que entraban desesperadas al transporte en busca de seguir con algún evento de sus vidas.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando en el Metro

Mensaje por Invitado el Jue Jul 03, 2014 2:48 pm

Me levante de mi reverencia mirándola sorprendida como se fijaba en la ventana que se encontraba a su espalda, echándome hacia un lado para poder mirar me fije en lo que sus amarillentos ojos miraban. Era extraño ese echo de que la parte de la ciudad hacia la que estábamos entrando estuviera mucho mejor de la que habíamos partido pero era habitual considerando que allí se encontraba aquella academia tan respetuosa.

¿Aquí es donde viviré...?-Murmure consumida en mis propias ideas. Mientras me seguía preguntando un par de cosas y pensaba en el resto de cosas relacionada con la academia, observe como Kasen se levantaba y se colocaba a mi espalda sosteniendo su bolsa y esperando a que se abrieran las puerta del vagón. Aquello me extraño un poco ya que no esperaba que reaccionara con tanta prisa sino que tal vez me invitara a acompañarla o siguiera conversando conmigo.

Estamos por llegar a la estación… Probablemente nos separemos en este punto. Si quieres que nos volvamos a ver voy a estar en la ceremonia de reapertura de la academia… No va a haber mucha gente, se puede decir que lo “presiento”.- Me gire para escuchar sus palabras algo extrañada. No sabia muy bien a que se refería con eso de la ceremonia de reapetura pero podía imaginarme que se trataba de algo parecido a una fiesta así que no dije nada y solo asentí con la cabeza fijándome en su rostro el que se reflejaba en los cristales de la puerta.

Cuando se paro el gran trasporte; el vago se movió con ferocidad haciendo que me meciera levemente aunque sin conseguir que me cayera para poco después abrir sus amplias puerta y dar paso a la entrada de multitud de chicas. No me dio tiempo a despedir con un gesto a Kasen la que se adentro entre todo ese jaleo de personas y se perdió de mi vista así que simplemente atrape mi equipaje.

Hasta pronto...-Susurre agachando la cabeza para alejarme de aquel sitio y sacando de nuevo de mi bolsillo aquel mapa.



-FIN DEL TEMA-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando en el Metro

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.